Monday, 23 September 2013

Vía ferrata del Castellaso, los secretos de la cantera


En el año 1960 se vivió una auténtica revolución en el pueblo de Sesué, dos señores provenientes de Cataluña se acercaron al pueblo, sus nombres eran Latorre y Moles. Al parecer venían con la intención de convertir el Castellaso en una cantera de mármol. Ellos preguntaron por la propiedad y resultó no ser de nadie. Finalmente los vecinos del pueblo, con la intención de ganar algo de dinero, lo escrituraron a nombre de las casas del pueblo y la cantera entró en funcionamiento. Este hecho y la construcción de las centrales eléctricas llenó el pueblo de gente venida de toda España, especialmente andaluces.

Al cabo de los años, hubo un grave accidente en la cantera. Los explosivos explotaron antes de hora y hubo un muerto y numerosos heridos. Uno de los heridos fue Latorre que vio dañada de forma importante la vista y estuvo mucho tiempo hospitalizado. Pasado un tiempo la explotación cerró.

Hoy en día encontramos una vía ferrata que transcurre, en parte, por lo que en su día fue la cantera. Hacia esta vía nos desplazamos un grupo de cinco personas que lo conformamos Emili, Tere, Jordi, Susana y un servidor. El día no tenía muy buena pinta, pero teníamos la confianza de que no nos alcanzaría ni la tormenta ni la lluvia presente en los valles circundantes. 

El camino que nos lleva a las cercanías de la vía se encuentra perfectamente señalizado y podemos acercarnos en vehículo prácticamente hasta el pie de la misma mediante una pista que se encuentra en no muy buen estado. Aparcamos el coche, nos equipamos y emprendemos una aproximación de tan solo cinco minutos.


Encontramos un libro de advertencia en los primeros escalones de la vía. Al parecer en el mercado hay diversos disipadores de dudosa fiabilidad. Una vez revisado el equipo y haber hecho la "charla técnica" empezamos a subir. La primera zona es muy sencilla y simplemente nos dedicaremos a ir ganando altura. En la lejanía empiezan a resonar algún que otro trueno, pero el tiempo no parece empeorar, de hecho, se agradece que las nubes oculten el sol.






¡Alcanzamos la zona más técnica! Ahora deberemos superar diversos extraplomos que serán nuestra delicia. Sin grandes dificultades y muy entretenidos superamos toda la zona técnica y alcanzamos una zona más llanera que nos acerca a la última y previa pared antes de alcanzar el Castellaso. Las vistas que rodean la cima son de una belleza excepcional: Turbón, Sierra de Chía, Tosal de Bocs, gran parte del Valle de Benasque…




Un recorrido muy recomendable para realizar en familia, de moderada dificultad. Aunque necesitaremos un poco de elasticidad, fuerza de brazos y dominio de la técnica de escalada; así la completaremos sin problema. En caso de dificultades o rescate hay diversas vías escapatoria mediante rápeles.










No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Recent

recentposts

Random

randomposts