Thursday, 7 November 2013

Tuca del Mon (2.629 m)


Con las primeras nevadas de la temporada y con un sol que va menguando día a día, nos planteamos con Jordi una ascensión inmejorable para estas fechas otoñales. Nuestro propósito es alcanzar la cima de la Tuca del Mon (2.629 m) partiendo desde el centro histórico de la población de Benasque.


Antes de iniciar la ruta y desde el mismo Benasque divisamos nuestro lejano objetivo, situado al margen izquierdo de las conocidas y temidas Tucas d’Ixeia. Decididos emprendemos camino y cruzamos el río Ésera gracias a un puente de nueva construcción, situado justo al inicio de la carretera que parte de Benasque en dirección a los Llanos del Hospital y a Cerler.


Cogemos la senda señalizada como "Camino de los tres barrancos". El serpenteante camino nos permite ganar altura rápidamente y alcanzar el Rallá (1.380 m) en apenas vente minutos. En esta pequeña loma cogeremos un desvió hacia la Piana Castiella (1.720 m), dejando atrás el Camino de los tres barrancos.

Tras una dura ascensión cruzamos el Barranco de la Tuca del Mon, donde el camino se ha venido abajo, pero se puede cruzar sin dificultades. Seguidamente alcanzamos la Piana de Castiella una pradera situada a 1.720 metros de altura que había servido a lo largo de la historia a los Benasqueses para cultivar patatas. ¡Impactante!


Cruzamos el Barranco Sobarriba y el camino sigue sin darnos el reposo de un llano, más bien conforme vamos ganando altura gana en verticalidad. Al superar los 2000 metros llegamos a la Palanca de la Fuen (2.120 m), que es una gigantesca pradera de verticalidad destacada, la cual nos lleva directos al Col del Siso (2.319 m).


El Collado nos ofrece una impresionante vista panorámica sobre el Valle de Benasque y el Valle de Grist. ¡Que paraje más bello! Al frente podemos observar el precioso y fascinante macizo del Posets, mientras que a nuestra espalda encontramos el macizo del coloso de los Pirineos, el Aneto. También vistas excepcionales de los coloridos bosques otoñales y de las pistas de Cerler.


En este punto nos espera una larga cresta con diferentes tucas de 2.342m, 2.367m, 2.349m y finalmente la Tuca del Mon de 2.629 metros. La cresta está formada principalmente por praderas que alcanzan radicales pendientes. Incluso algún tramo de trepada sencilla y agradecida.


Las vistas de la cima son excepcionales, a diferencia del collado, podemos ver las cercanas y verticales Tucas d’Ixeia, vistas sobre la zona del Salvaguardia, la vecina Francia… Pero para alcanzar la cima las piernas deben resistir un desnivel de nada más ni nada menos que 1.600 metros sin pausa alguna.


El descenso es quizás algo más delicado en algún punto, debido a la verticalidad de las praderas. La ayuda de un par de bastones hará mucho más ligero este descenso.

No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Recent

recentposts

Random

randomposts