Saturday, 29 April 2017

Descubriendo las sobrecogedoras vistas de Siurana, tierra de princesas


Para otear unos de los paisajes más espectaculares de nuestro país deberemos desplazarnos hasta la comarca del Priorat, concretamente a la población de Siurana (Tarragona). Este bello pueblo, pedanía del núcleo de Cornudella del Montsant, se encuentra encaramado en un estratégico peñón de piedra caliza, rodeado de escarpados precipicios. Las vistas sobre los valles circundantes son sencillamente fascinantes. Además, su pasado sarraceno, da vida a numerosas leyendas que reviven en las pintorescas callejuelas medievales, con casas empedradas y calles retorcidas.



Para visitar esta población partiremos, en nuestra corta excursión, del pueblo de Cornudella de Montsant, donde estacionaremos nuestro vehículo. Tras equiparnos, iniciaremos la marcha camino del embalse de Siurana. El camino se encuentra perfectamente señalizado y la senda es inconfundible, aunque en su inicio hay que prestar especial atención para no equivocarse de trazada.


El inicio de la ruta es en descenso, hasta el embalse, el cual encontramos muy por debajo de su capacidad. Lo que permite a un grupo de ovejas pacer por las verdes praderas que, en otras circunstancias, estarían cubiertas bajo el agua. Dejamos atrás el embalse y encaramos un primer repecho, sobre el cual ya observamos ante nosotros con claridad el peñón sobre el que se sitúa Siurana. Posteriormente afrontamos un pequeño descenso para encarar una senda en ascenso continuo que nos llevará directos a Siurana.




El pueblo fue construido por los romanos en un lugar inexpugnable, refundado por los sarracenos en el siglo VIII con el propósito de defender una frontera que se extendía desde el Coll de Balaguer hasta Tamarit de Gaià. Para su conquista fueron necesarios los caballeros de cuatro condes, bajo las órdenes del rey Ramón Berenguer, siendo el último reducto de la reconquista en Cataluña. El edificio más relevante de Siurana es la iglesia de Santa Maria, de estilo románico. También podemos observar las ruinas del castillo árabe, ubicado sobre el Salt de la Reina Mora.

Salt de la Reina Mora

El Salt de la Reina Mora es un risco conocido con ese nombre dada la leyenda de la bella Abdelazia, hija del Valí de Siurana. Cuenta la leyenda que al llegar las tropas cristianas prefirió saltar al abismo del risco con su blanco caballo que caer en manos enemigas. El caballo, al ver el imponente risco, intentó detenerse, pero el impulso era tan fuerte que se precipitaron al valle. Hoy, sobre el mismo precipicio se puede ver la profunda marca de la herradura del animal, hecha en la dura roca cuando intentó frenar la terrible caída. Aún perdura en el viento el grito salvaje de la reina mora. Ramon Berenguer, admirado de la hazaña, ordenó recuperar el cuerpo de Abdelàzia y darle sepultura en un hermoso sarcófago de piedra que se situó en la pared de la iglesia, fuera del cementerio cristiano. Allí sigue como testimonio de la veracidad de la historia, impasible como la huella del caballo.

¿Qué siente el corazón cuando las esperanzas desaparecen? ¿Cuándo todo tu mundo se acaba? Siurana fue el último reducto musulmán de Cataluña y según la leyenda, su última princesa, la bella Abdelàzia, eligió abrazar la muerte antes que el cautiverio ¿Qué habríais hecho vosotros? Su belleza, su carácter y su recuerdo quedan para siempre escritos en el paisaje de este lugar (Turismo Siurana).



Por supuesto este municipio es un referente para escaladores y senderistas. El pueblo ofrece una fantástica panorámica sobre las Montañas de Prades, la Serra del Montsant o la Gritella. El poeta catalán Josep Carner describió en un poema este bello entorno:

Allà dalt és Siurana, aspra i ardida, 
ben arrapada a la salvatge altura, 
coronada d’espais, d’abims cenyida,
tota daurada i negra de vellura.

Dels carrerons sota la volta dura, 
l’aire té una quietud esfereïda,
sols enllà, vora el cingle, una exquisida
prada es va alçant vers l’església obscura.

Des de Siurana es veuen soledats;
ella és una impassible sobirana,
dominant els voltors i els espadats.

I prega i jura, i amenaça a estones;
i només pot finir l’aspra Siurana,
desfeta en rocs per carregar les fones.










Regresaremos por la misma ruta, aunque hay posibilidades para todos los gustos. Desde regresar por el embalse de Siurana o hacer una bonita ruta circular por els Gorgs de Siurana. Aunque si lo vuestro no es andar, Siurana también tiene acceso por carretera (asfaltado desde 1996). En el pueblo se ofrecen visitas guiadas teatralizadas y hay numerosos restaurantes, alojamientos y tiendas de suvenires. De hecho, Siurana, antaño un enclave remoto y frecuentado por excursionistas, se ha convertido en un atractivo destino turístico. Este pueblecito, de apenas 20 habitantes, congrega una media de 1.000 visitas diarias, por lo que corre el riesgo de morir de éxito. Justo en el momento que el Priorat acelera para encarrilar el camino hacia la declaración de patrimonio de la humanidad.

No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura.


Recent

recentposts

Random

randomposts