Friday, 29 September 2017

La nieve protagonista de la Combinada de la Rialp Matxicots (82km & 6.150m D+)


El año pasado tras participar en la Rialp Matxicots, por primera vez, supe que volvería. Matxicots no es una carrera más, a mi entender, es la mejor prueba de trail running del Pirineo. Todo el Valle de Àssua se implica con la organización del evento, centenares de voluntarios se reparten por el recorrido, sin dejar ni un solo desvío solitario y miman al corredor con todo detalle. Una carrera pensada por y para el corredor popular. Además de un recorrido fascinante por un entorno alucinante ¿Se puede pedir más?


Esta nueva edición presentaba diversas novedades, la principal, la división de la ultra en dos etapas. El sábado la trail con 57 kilómetros y 4.800 metros de desnivel positivo acumulado. El domingo la media maratón, con un recorrido circular de 23 kilómetros y 1.350 metros de desnivel positivo, transitado por el recuperado camino histórico entre Rialp y Pernui. Sumando un total de 80 kilómetros y 6.150m D+. Haciendo del desnivel el principal elemento de dificultad del itinerario, con importantes ascensos y descensos, que hacen trabajar las piernas de valiente. Aunque no hay que subestimar el clima, ya que transcurre en fechas en las que te puedes encontrar de todo: sol, lluvia, granizo, nieve o mucho frío.

Llego a la villa de Rialp el viernes, con la intención de estar todo el fin de semana en la población. Lleva todo el día lloviendo y nevando sobre los 2.000 metros. El Hotel Condes del Pallars, donde nos alojaremos, será mi base de vida. Lo dejaré todo preparado para un fin de semana que promete ser intenso, las horas libres las quiero utilizar exclusivamente para recuperar y descansar. En una carrera de dos etapas es de vital importancia mimar hasta el último detalle, cualquier susto nos puede dejar fuera de carrera.

Breafing previo a la carrera

Con todo preparado salgo a trotar muy suave por los alrededores de Rialp, hay que despertar las piernas para un vibrante fin de semana. Acto seguido una ducha y directo al breafing de la carrera, donde conoceré los últimos detalles. Posterior pica-pica gentileza de la organización para cenar y coger la cama con muchas ganas.

La organización obsequia a los corredores con un pica-pica de "Coca de recapte" tras el breafing


Etapa 1- Trail (57km & 4.800m D+)

Casi sin darme cuenta ya está sonando el despertador, por la ventana no entra ni una tímida luz, faltan pocos minutos para las cuatro de la madrugada. Desayuno, vestirse, calzarse y ya me encuentro saliendo por la puerta del Hotel. Hace fresco, pero me esperaba más frío. Seguro que cuando abandonemos los 725 metros de Rialp camino de los 2.883 metros del Montsent de Pallars las cosas cambian. El corralito de salida está repleto de corredores, unos con sueño, otros con ilusión en la mirada y unos pocos con cierto temor por lo que les deparará el día. Tras un fantástico castillo de fuegos y con unas calles repletas de gente se da el pistoletazo de salida.

Mientras los corredores vamos subiendo los voluntarios ya están situados en sus respectivos puntos de control

Abandonamos las calles de Rialp, formando una espectacular serpiente luminosa camino de la cima dels Altars. Por delante prácticamente un triple kilómetro vertical hasta el Montsent de Pallars con 2.720m D+. El camino va ganando altura sin grandes pendientes, pasando por las poblaciones de Altron y Seurí, con avituallamiento en esta última. A partir del kilómetro 10 empieza la verdadera ascensión, pasando a ganar altura rápidamente. En una primera estancia nos dirigimos hacía el antiguo Ski Resort Llessui, punto de avituallamiento. La estación de esquí de Llessui se inauguró en 1966. Después de algunos inviernos con poca nieve, donde todavía la producción de nieve artificial no era común, problemas económicos y de gestión, obligaron a cerrar las puertas de esta estación en el año 1987.

El amanecer muestra un Pirineo absolutamente cubierto de blanco

Alcanzo el Ski Resort Llessui (km 13), la temperatura es muy fría y empiezo a pisar nieve camino de la cima. Una pequeña capa, que irá ganando en grosor conforme vayamos alcanzando más altura. El frío penetra en los pies y eso que llevo dos tanques de calzado, como es La Sportiva Akyra. Aun así llevo bastante abrigo y los primeros rayos del sol empiezan a calentarnos. En el último tramo, pala muy cañera antes de alcanzar la cima dels Altars.


Zoom a la Pica d'Estats (3.143 m), la cima más alta de Cataluña.

Abandonando la cima dels Altars camino del Coll del Triador

A continuación emprendemos un rápido descenso hasta el Coll del Triador (km 18.2), donde nos espera un nuevo avituallamiento. Por delante la mítica subida al Montsent de Pallars (2.883 m), a través de una primera zona de praderas en busca de una canal que nos dará acceso al ascenso final a cima. Aquí el grueso de nieve ya es más importante. Por lo que hay que estar en alerta para no tener un resbalón, especialmente en las zonas expuestas. Una vez coronado, seguimos en descenso, transitando por un técnico sendero helado. Hasta en tres ocasiones me iré al suelo, una tónica que se repite en todos los corredores que me rodean. Unas risas y seguimos, otra vez hacía arriba, camino de la cima del Montorroio (2.861 m).

Coll del Triador


Subiendo hacia el Montsent de Pallars


El Montsent de Pallars asoma cubierto de blanco


A punto de coronar la cima del mítico Montsent de Pallars

Nos despedimos del Montorroio con mucha niebla, para iniciar una de esas bajadas que a los corredores nos encantan. Piedra finita que nos acompañará durante prácticamente dos kilómetros ininterrumpidos de descenso. El sendero se intuye fácilmente, es el único punto de la montaña sin nieve, provocado por el continuo paso de corredores. Con un calzado lleno de piedras llego al Pas de Mainera (km 25.7), punto de avituallamiento. Repongo fuerzas, por delante queda el último gran ascenso de la jornada hasta el Bony de les Picardes (2.782 m).


Camino del Montorroio

Vistas sobre el Montsent de Pallars desde el Montorroio

Nos despedimos del Montorroio con mucha niebla en esta vertiente


El cielo, poco a poco, se va cubriendo




El espectacular descenso del Montorroio hasta el Pas de Mainera

En el avituallamiento del Pas de Mainera, muy importante reponer fuerzas en este punto

Salir del avituallamiento y ya puedo ver el espectacular ascenso, campo a través, sin descansos y muy empinado. Cuesta avanzar, pero subo a un ritmo constante que me permitirá progresar con cierta comodidad. Cuando parece que ya lo tienes, asomas en una loma de la montaña, donde se puede observar, ahora sí, el tramo final de ascenso ¡Otra vez pisaremos nieve! Tras un pequeño y único descanso, emprendo una subida más suave que nos lleva hasta escasos metros de la cima. Para acto seguido trazar una diagonal por la ladera de la montaña, paso delicado por la nieve, para encarar el definitivo descenso hacia Espot Esquí.


El primer tramo de ascenso al Bony de les Picardes (2.782 m)



Los corredores se convierten en caminantes en este duro ascenso 


Tras superar este duro repecho, asoma el Bony de les Picardes (2.782 m) al fondo






Pequeño cresteo cerca del Bony de les Picardes, para encarar el descenso a Espot Esquí



Descenso camino de Espot Esquí

Aunque el primer tramo de descenso es algo técnico, posteriormente el camino es muy placentero


Llegando al dominio de Espot Esquí

Me despido definitivamente de la cota de nieve, para alcanzar el importante avituallamiento de Espot Esquí (km 33). Con sorpresa incluida, ya que me encontraré con mis padres que han venido a animar. Avituallo bien para encarar, tranquilamente, el ascenso hasta la Creu Trencada, donde se empieza a cubrir e incluso veré caer los primeros copos de nieve del día. En este punto da inicio un largo descenso, con algún repecho que nos llevará hasta Caregué (km 46). Un tramo que se me hace un poco largo, las piernas ya llevan muchos kilómetros.

A punto de entrar en el avituallamiento de Espot Esquí

Todos los avituallamientos un auténtico manjar

Tras superar el avituallamiento de Caregué seguimos en descenso hasta la vecina localidad de Escàs. Donde volvemos a ganar altura para un posterior descenso hasta la villa de Surp, último avituallamiento antes de llegar a Rialp. Afronto una última ascensión hasta les Bordes de Surp, pocos minutos después de superarlas me coge la tormenta que lleva horas cociéndose. Fuerte precipitación con unos pocos rayos. En medio del aguacero llego a las calles de Rodés, para encarar definitivamente un rápido descenso que me deja a las puertas de Rialp. Momentos para disfrutar, primera etapa superada. La única incógnita: ¿Se recuperarán las piernas de la paliza de hoy para mañana?




Etapa 2 – Mitja (23km & 1.350m D+)

Me levanto muy fresco, mucho mejor de lo esperado. Tras un buen desayuno me dirijo nuevamente al corralito de salida. Puntualmente iniciamos la segunda etapa, camino de Pernui por un camino histórico recientemente recuperado por el Parque Natural del Alt Pirineu con motivo de la carrera. Recorriendo las calle de Rialp me doy cuenta que en llano me cuesta coger un buen ritmo, a ver cómo va la cosa.


¡Como cuesta ese llano!

Afortunadamente, tras dejar atrás Rialp y ya en sendero las piernas rinden sin molestia alguna. Así que decido poner ritmo, esperando no arrepentirme después. El ascenso es largo, pero estoy disfrutando y sin darme cuenta llego a Pernui, donde encaramos un fuerte descenso hasta Sort. Avituallo en Sort (km 6), para tomar un segundo ascenso camino de Bressui. Desde donde nos dirigiremos al Celler El Batlliu. Me sorprendo de lo bien que voy, además estoy disfrutando de lo lindo del paisaje y del recorrido.





¿Qué cojo? ¿Plátano o frutos secos? Mmmm...

Llego al Celler El Batlliu (km 10), para encarar un precioso ascenso hasta Olp, con fascinantes vistas sobre las cumbres del valle, que siguen cubiertas de blanco gracias a una nueva nevada el sábado por la tarde. Tiro muy cómodo hasta Altron (km 15), donde sí que empezaré a notar algo más de fatiga. Una breve subida con posterior bajada nos lleva hasta Escàs (km 18). Aquí tenemos un duro repecho hasta el Cortinos, que me conozco bien por la Trail, donde subiré algo cansado. Pero una vez coronada esta ascensión me lanzo camino de Rialp, con previo paso por Surp, para finalmente entrar a meta ¡Finisher!







Con gran satisfacción acababa esta Combinada de la Rialp Matxicots tras un total de 16h 42’ 46”. Para celebrarlo nada mejor que asistir a la comida popular que organizaba la organización del evento, poniendo así punto y final a un fantástico fin de semana en la mejor carrera del Pirineo con todas las personas con las que compartimos esos días. Gracias a los voluntarios, organización y Vall d’Àssua por este regalo que es la Rialp Matxicots.

No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Recent

recentposts

Random

randomposts