Thursday, 23 November 2017

Agulla del Corb (956 m), Roca del Corb (995 m) y Sant Honorat (1.061 m), entre trogloditas y acantilados


El Macizo de Sant Honorat está situado al sur de la comarca del Alt Urgell. Este conjunto de riscos conglomerados alberga varios itinerarios con entornos desconocidos pero impensables. Unas vistas privilegiadas se suman a vertiginosos acantilados rocosos con las formas más inimaginables al más puro estilo del mítico Macizo de Montserrat. Previo aviso a navegantes, el recorrido incluye tramos delicados con pasos aéreos. Por lo tanto un trayecto a evitar con presencia de hielo, agua o fuerte viento.

Ficha de la actividad:

 Distancia14,24 km
 Desnivel positivo1.015 m
 Desnivel negativo1.015 m
 Altitud máxima1.061 m
 Altitud mínima574 m 
 Nivel de dificultadDifícil
 Zona geográficaPeramola
 TrackDescargar 

El opulento Hotel Can Boix será el punto de partida de nuestro itinerario. Para dar con nuestro sendero, después de superar la valla de acceso al recinto, rodeamos sus instalaciones a través de un camino asfaltado. Alcanzada nuestra senda nos dirigiremos hacía el Grau de Porta, a través de un pinar que oculta el Macizo de Sant Honorat. Tras una suave ascensión llegaremos a una pista, donde empezaremos a divisar el propósito de nuestra visita a la zona. Pero antes hacemos una parada en el Forat del Corb. Una cueva con un recorrido de 90 metros con un seguido de verticales que alcanzan un desnivel negativo de 54 metros. Por lo que nos abstendremos de adentrarnos a su interior.

Can Boix
Forat del Corb

A los pocos minutos nos desviaremos de la pista por la que hemos avanzado, para conocer la Casa del Corb. Una espectacular estancia natural de considerables dimensiones, habitada hasta principios del siglo XX. Pero su historia se remonta más de 28.000 años, siendo ya una vivienda para los trogloditas. En su interior, protegido por una pared de tapia, pudimos observar una cuadra, las distintas estancias de sus antiguos habitantes y un extraordinario horno para cocer pan.

Roca Cònica
Puerta de la Casa del Corb
Casa del Corb

Regresamos por el mismo sendero para dirigirnos hacía la primera cumbre de la jornada. Pasando por el Corral de la Bauma del Corb, del que solamente se conserva su pared de tapia. Llegamos a un poste indicativo donde un sendero nos eleva hasta la Agulla del Corb (956 m). Junto a la cima se alza un risco coronado por la capilla de Sant Salvador de Corb. Como curiosidad, es la más pequeña del románico catalán, una lástima que se encuentre parcialmente derruida. Cuenta la leyenda que una víbora la guardaba de ladrones y malhechores. Aunque había un día al año que este reptil se volvía inofensivo y no picaba: el día de Navidad.

Corral de la Bauma del Corb
Roca del Corb (995 m), Serra d'Aubenç y Macizo de Sant Honorat
Roca del Corb (995 m)
Capilla de Sant Salvador de Corb

Descendemos y nos dirigimos en dirección al Coll de Mu para, en una zona hombría, topar con un caminito en fuerte ascenso a nuestra izquierda. La senda sube a través de un bosque, y posteriormente se encajona en un estrecho barranco que desemboca en un collado. Un resalte nos aleja del llano en el que se sitúa la cumbre. Para ello superaremos un primer saliente con la ayuda de una cadena. Seguidamente un peligroso flanqueo nos separa de la segunda y última cadena, más vertical y de mayor longitud. Anotar que las cadenas presentan en algún punto óxido y su rotura sería fatal. Una pequeña planicie nos separa de la Roca del Corb (995 m). Disfrutamos de una espectacular panorámica antes de iniciar el descenso, por el aventurado camino.

Ascendiendo el segundo resalte, tras superar el delicado flanqueo
Cumbre de la Roca del Corb (995 m)
Meseta en la que se sitúa la cumbre de la Roca del Corb (995 m)
Descendiendo el primer tramo de cadenas

Llegamos al Coll de Mu, donde un indicador nos avisa que nos introducimos a un camino con pasos aéreos parcialmente equipado hasta Sant Honorat. Solamente encontraremos una cadena que nos ayuda a adentrarnos al cerro en una zona de peligrosa caída. El aislado camino avanza entre riscos, barrancos, piedras y escarpados. Aunque se progresa bien, siempre poniendo un punto de prudencia. A mitad del camino encontramos un imponente mirador, formado por una gigantesca repisa con espectaculares vistas sobre la Agulla y Roca del Corb.

Serra d'Aubenç
El único paso aéreo equipado hasta Sant Honorat, con la Roca del Corb (995 m) de fondo
Macizo de Sant Honorat
Agulla del Corb (956 m) y Roca del Corb (995 m)
Macizo de Sant Honorat

Acto seguido deberemos superar el Barranc de Sant Honorat. Hitos en diferentes direcciones pueden llevarnos a la confusión y complicar nuestro paso más de lo debido. Debemos descender siguiendo un itinerario hitado en fuerte pendiente, pero seguro, para posteriormente remontar por una fácil trepada hasta encontrar otro hito. A partir de este punto ya podemos olvidarnos de dificultad alguna, avanzando por un placentero recorrido.

Barranco de Sant Honorat

Llegamos al Coll de Sant Honorat, con espectaculares vistas sobre la Roca de la Presó, que en tiempos pasados, como su nombre indica, albergo una prisión y actualmente un mirador en su base. Aunque su vertiente sur no presume de grandes verticalidades, en la cara norte esconde un impresionante acantilado. No veremos ningún preso, pero sí un buitre posado en lo alto de la cumbre. Seguramente esté oteando un fascinante paisaje. Un extremo que confirmaremos justo tras coronar la cima del Sant Honorat (1.061 m) circundado de un soberbio entorno. Alrededor de la amplia atalaya tenemos un precipicio completamente vertical de más de 300m de caída. Nos rodean la Serra de Aubenç y la Serra de Turp, separadas por el río Segre que baña los embalses de Oliana y Rialb. También oteamos la Sierra de Oliana en forma de cráter o ya más en la lejanía el Montsec, Cadí, Serra de Querol o los Pirineos de Andorra.

Roca de la Presó
La Sierra de Oliana en forma de cráter desde el mirador de la Roca de la Presó
Un buitre sobre la Roca de la Presó
Cumbre de Sant Honorat (1.061 m)
Detalle del dintel de la puerta de entrada a la capilla de Sant Honorat, situada en la cima de la misma cima. Inicialmente románica y hoy en ruinas.
La Serra d'Aubenç se eleva sobre uno de los miradores del Sant Honorat
La cara norte de la Roca de la Presó
Serra d'Aubenç
Embalse de Oliana
Serra de Aubenç y la Serra de Turp, separadas por el río Segre
Zoom al Cadí, que asoma tímidamente sobre la Serra de Querol
Serra de Querol
El libro de cima resguardado por el Grup Excursionista d'Oliana
Zoom a la Serra del Montsec
Cola del embalse de Rialb

Iniciamos un largo descenso, sin opción a pérdida, camino de Can Boix. Llegamos al barranco de la Font Viva. La cual visitaremos tras un pequeño tramo de senda que no nos llevará más de 10 minutos. En esta ocasión la encontramos prácticamente seca debido a la escasez de lluvias, pero en periodos más húmedos forma una preciosa badina llena de agua con un fondo rocoso absolutamente recubierto de musgo. Siguiendo un tubo de captación de aguas que abastece al Hotel, culminamos esta bella ruta. 

Font Viva
Font Viva en periodos lluviosos / Foto: Can Boix
Foto: Can Boix

No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Recent

recentposts

Random

randomposts